La guerra tóxica contra la masculinidad

En su nuevo libro, la autora Nancy R. Pearcey, se pregunta si la masculinidad es tóxica, y cómo a su entender el Cristianismo reconcilia los sexos.

Esa es la acusación generalizada contra los hombres. Han aparecido libros con títulos como «Odio a los hombres» y «¿Son necesarios los hombres?».

¿Cómo surgió la idea de que la masculinidad es peligrosa y destructiva? Nancy Pearcey, autora de bestsellers, nos guía en una fascinante excursión por la historia de Estados Unidos para descubrir por qué el guión de la masculinidad se ha vuelto tóxico y cómo solucionarlo.

Para ello, Pearcey recurre a sorprendentes hallazgos de la sociología. A menudo se considera que la religión es una de las causas del maltrato doméstico. Pero las investigaciones demuestran que los hombres cristianos auténticamente comprometidos son los maridos y padres más cariñosos y comprometidos. Tienen las tasas más bajas de divorcio y violencia doméstica de todos los grupos de Estados Unidos.

Sí, el maltrato doméstico es un tema urgente, y Pearcey no se anda con rodeos a la hora de abordarlo. Pero los hechos sociológicos hacen estallar los estereotipos negativos y demuestran que el cristianismo tiene el poder de superar el comportamiento tóxico de los hombres y reconciliar a los sexos, un hallazgo inesperado que ha superado rigurosas pruebas empíricas.

Más información. Valoración

Scroll al inicio